Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

TRAFICO DE ANIMALES

Narra la historia, que aproximadamente en el año 1,500 a. de J.C.; gobernaba en el antiguo Egipto la reina Hatshepust, quien tenía gran predilección por los animales y algunos viajeros le confiaron que en una ciudad llamada Punt, en lo que posiblemente hoy corresponda a Somalia; existía una gran variedad de animales exóticos.

La reina hizo organizar una expedición, que envió con la orden de traer la mayor cantidad de animales que pudieran encontrar. Al regreso de la expedición, la soberana creó el que sería posiblemente, el zoológico privado más antiguo del mundo. Con el tiempo se ha ido incrementando incontrolablemente, el deseo de poseer animales exóticos como mascotas o para satisfacer la vanidad de muchos; usándose sus pieles en la confección de abrigos, carteras, zapatos, etc.; haciendo que gente sin escrúpulos haya fomentado la creación de otro de los más grandes tráficos ilícitos, tan lucrativo como el de estupefacientes y poco más que el de armas.

La cacería y la venta ilegal de animales en peligro de extinción, es un problema creciente en varios puntos de la República Mexicana.En muchas partes de la República Mexicana, impera el tráfico de especies en peligro de extinción. Por ejemplo, Tabasco es uno de los lugares favoritos para la cacería de animales en peligro de extinción, mientras que en Guadalajara, hay un lugar en el que se puede encontrar una gran variedad de animales, aunque no siempre son de procedencia legal.

cientos de leones, tigres, pitones, tortugas y un sin fin de reptiles y aves silvestres y exóticas han sido forzados a cambiar su hábitat natural por la gran urbe.Una buena parte de ellos llega a los hogares de manera ilegal. Las personas los obtienen en el mercado negro y se arriesgan a adquirir animales sin un control sanitario, que garantice que están libres de parásitos y enfermedades.

Al mismo tiempo cometen un delito.“Cuando se da el caso en que está posesión de un animal de la vida silvestre, este animal está identificado como una especie en peligro de extinción, la propia legislación mexicana identifica que esta conducta ilícita es un delito, no sólo una falta administrativa”. Lo más triste del problema, es que los traficantes usan métodos infrahumanos(*); para llevar a cabo su transporte ilegal, dando lugar a que lamentablemente entre el 50 y el 80% de estos animales, mueren en una penosa y larga travesía.